Opinión

 martes 08 de marzo de 2022

 

La libre autodeterminación y el derecho para vivir en paz

Foto: Twitter. BRPrensa Digital - Felipe Soriano

Comparte

Las últimas dos semanas he sentido indignación, ira, tristeza, lástima, incapacidad e impotencia, pero también esperanza y admiración e incluso envidia de la buena por actos heroicos, todos estos sentimientos encontrados causados por los sucesos que vivimos hoy.

Esta noticia la leyeron 29534 personas


Aporta un "Me gusta" a este portal ¡Gracias!


Los cuales nos impactan de manera importante a nosotros, nuestras familias, nuestros amigos, nuestros vecinos, nuestras empresas, nuestros empleos e incluso a nuestros enemigos.

La principal causa por la cual ha luchado el género humano a través de la historia ha sido por la libertad, el hombre es y quiere permanecer libre por naturaleza, aunque en varios casos, confundidos con propuestas engañosas, individualistas y perversas, nos llevan a recibir lo contrario; represión, dependencia y la falta de autodeterminación y libertad.

Y ¿Qué estamos haciendo todos nosotros al respecto? Bueno, veamos qué están haciendo varias personas a nivel global. En Ucrania los hombres mayores a 18 años han emprendido su enlistamiento para luchar por una causa mayor, contra quienes intentan quitarles su esquema y modelo de vida y el de sus seres queridos, incluso, si esto implica perder la vida, actuando de manera solidaria y recuperando lo perdido para otros.

Otros que no están en capacidad de luchar, por múltiples razones, permanecen en su país trabajando en sus empresas o en labores que ayuden a lograr ese ideal de libertad, que cuando ésta se tiene, no se valora lo suficiente, pero toma inmenso valor cuando se pierde, siendo en la mayoría de los casos tarde para recuperarla. Se dan de manera permanente manifestaciones y demostraciones de rechazo y de solidaridad por una causa justa como la libertad.

La libre autodeterminación y el derecho para vivir en paz

Incluso personas que no tienen un vínculo directo con Ucrania han viajado allí para colaborar y hasta se han presentado para alistarse y luchar por ideales compartidos. Nuestra periodista colombo española Salud Hernández – Mora viajó y permanece en Ucrania informando la realidad que allí acontece, no solo porque es su trabajo de comunicadora, sino con el deseo personal de apoyar a un pueblo que lucha por una noble causa, como lo es la libertad y sus derechos, los cuales todos debemos defender y que podemos perder ya que se encuentran amenazadas en varios países.

Los aspirantes son unos pocos que apoyándose en el poder de las armas y su capacidad de intimidación y de inducir miedo en los demás, los que se quieren apoderar y ser los dueños de sus países y entre todos ellos apoderarse del mundo. Todos sabemos quiénes son y los podemos contar con los dedos de las manos. Debemos detenerlos y no permitir que se multipliquen ya que serán fatales las consecuencias que tendríamos que pagar. Para la muestra un botón como decía mi abuelita. Miremos a nuestro alrededor sin necesidad de ir muy lejos.

El mundo es de todos nosotros y esas son las razones por la que debemos luchar para contar con un país y un mundo libre, de libre autodeterminación y libre empresa, así como poder elegir y ejercer con libertad la preferencia sexual, credo e ideología. Respetar y valorar el género y la raza. Todo lo anterior de manera justa, inclusiva y equitativa.
Así que soy un fiel convencido que, por lo todo lo enunciado previamente, debemos defender globalmente nuestra libertad y derechos, resistiendo, insistiendo, persistiendo y nunca desistiendo, con todas las fuerzas de nuestra mente, corazón, cuerpo y espíritu, y así promulgar la fuerza de la razón con fines solidarios como contra peso a la razón de la fuerza con fines individualistas. No valen las evasivas y discursos de políticos de ninguna índole, que lo que buscan es distraer una realidad de lo que pasa en el mundo y que nos amenaza directa e indirectamente a nosotros y a nuestras familias.

Debemos mantener el espíritu empresarial y a las industrias que nos otorgan bienestar, empleo, riqueza y un modelo de constante mejora a nivel general.
El tejido empresarial es en su mayoría, casos empresariales desarrollados a pesar de adversidades, superando gobiernos afines o detractores, pero siempre manteniendo la libertad de empresa, el respeto por la propiedad privada y unas reglas tributarias claras y justas hasta nuestros días, generando empleos, pagando impuestos, creando patentes y bienestar social. Aunque muchas tienen unos socios privados, su naturaleza actual es más pública ya que todas las generaciones tienen sus productos y otras tantas han sido empleados, proveedores y beneficiarios directos e indirectos.

El consumidor es el verdadero dueño; del celular de Samsung, una camisa de Arturo Calle, un Clio de Renault o un Chocoramo de Ramo, son patrimonios que pertenecen a la gente, quienes han pagado durante décadas a unos administradores profesionales y empresariales para que gestionen la proveeduría de esos productos en un proceso económico unido a una cadena de valor reflejada en salarios, inversiones, impuestos, sostenibilidad etc., que soportan las economías y a los países donde se encuentran.

Aquellos países que destruyen esas empresas o se apropian de ellas con el único objetivo de lucrarse individualmente viven en el subdesarrollo, pues crear empresa, pagar impuestos, crear empleos, fabricar, innovar y producir, es de las cosas más complicadas en un mundo globalizado.

Hay casos en regiones de todo el mundo donde esto ocurre pero en Centro y Suramérica hemos permitido que sus gobernantes, se adueñan de las empresas, las expropien, asfixian, acosan hasta cansarse, agotarse, chantajeadas para poder seguir operando, desplazarlas, hacerlas emigrar para que los productos y servicios sean tomados por empresas con intereses de estos gobernantes o a través de testaferros, pero, a causa de falta de conocimiento, malos manejos y falta de pasión empresarial son cerradas, estancadas o sumidas a un círculo vicioso de mediocridad con baja productividad y competitividad contrario a mantener un círculo virtuoso de crecimiento.

De la misma manera, las empresas multinacionales que no se sientan a gusto o se sientan atacadas en estos países, pues se irán a otro donde no tengan que padecer estas persecuciones.
A consecuencia de estas acciones que atentan contra la generación de valor compartido y desarrollo para mantener, en lo posible, un pleno empleo que conduzca a comunidades sostenibles, satisfechas y en paz, es el desempleo, que no conduce a otra cosa que, a la desigualdad, inseguridad, vandalismo y al caos social. Lamentablemente hay quienes saben que se pueden aprovechar de esto y lo hacen sin escrúpulo alguno.

Nuestra lucha está en proteger nuestro modelo de vida y el futuro de nuestras generaciones venideras. Es un compromiso que tenemos con nosotros, nuestra sociedad y el mundo así nos cueste nuestra propia vida, ya que sin libertad es lo mismo que estar muerto en vida.
¿Y tú, qué estás haciendo por tu país, tu empresa, tu trabajo, tu familia …por el resto del mundo?

Fuente: BRPrensa Digital - Ing. Jaime Fernando Rodríguez Rocha

Esta noticia la leyeron 29534 personas

Cultura Digital, Aporta un "Me gusta" a este portal


Noticias Relacionadas

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Conoce el sistema radial Online del Grupo Red Andina Radio & TV. Donde sus selectos oyentes y visitantes pueden complacer su oido con las mejores notas músicales con un variado listado de emisoras


Copyright © 2021
El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Boyacá Radio
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular Boyacá Radio.


La libre autodeterminación y el derecho para vivir en paz