Salud

 miércoles 25 de marzo de 2020

 

La salud mental, clave durante la cuarentena

Foto: Organización Mundial de la Salud, OMS, Psiquiatría.com

Comparte

Es común que en cualquier epidemia que surja, las personas se sientan estresadas, nerviosas y preocupadas.

Esta noticia la leyeron 27739 personas


Aporta un "Me gusta" a este portal ¡Gracias!


Es normal que las personas sientan miedo de enfermar o morir y muchas veces no se acercan a los centros de salud por temor a infectarse, mientras reciben atención y mucho más temen perder el sustento, a no poder trabajar por el aislamiento y a quedarse socialmente excluidas por haber sido enviadas a cuarentena.
A veces se siente impotencia, al querer proteger a los seres queridos y miedo a perderlos debido al virus, sin poderlos cuidar. Sentimos sensación de desamparo, aburrimiento, soledad y depresión, debido al aislamiento.
Aquí la actividad física juega un papel importante, como también los ejercicios de relajación como respiración, meditación o concientización.
Leer libros y revistas puede ayudar y reducir el tiempo ocupado, en lugar de ver imágenes negativas en la TV o en escuchar rumores. Busque en fuentes confiables y reduzca el tiempo utilizado en encontrar información 1 a 2 veces por día, en lugar de a cada hora.
Es normal sentirse triste, angustiado, preocupado, confundido, asustado o enojado durante una crisis. Pero hable con personas de su confianza y póngase en contacto con sus amigos y familia.
En casa, mantenga un estilo de vida saludable, lo que incluye una dieta adecuada, sueño, ejercicio y contacto social con los seres queridos en el hogar. Manténgase en contacto con la familia y los amigos a través del correo electrónico, haga llamadas telefónicas y el uso de plataformas de redes sociales y no consuma tabaco, alcohol u otras drogas para enfrentar sus emociones.
Y si se siente abrumado, hable con un psicólogo o trabajador social, u otra persona confiable de su comunidad, por ejemplo, un líder religioso o una persona mayor.

Tenga un plan para saber a dónde acudir y pedir ayuda para su salud mental y física y sus necesidades psicosociales y si fuera necesario y obtenga datos sobre su nivel de riesgo y cómo tomar precauciones.
Utilice fuentes creíbles para obtener la información, como el sitio web de la Organización Mundial de la Salud, OMS, o un organismo de salud pública local o estatal. Y lo mejor es que disminuya el tiempo que usted y su familia ocupan viendo o escuchando cobertura mediática y preocupante. Y si es posible, aproveche habilidades que haya utilizado en el pasado durante tiempos difíciles, para manejar sus emociones durante este brote del coronavirus.
Los adultos mayores necesitan más atención
Los adultos mayores, en especial aquellos que se encuentran en aislamiento o padecen deterioro cognitivo o demencia, pueden volverse más ansiosos, enojados, estresados, alterados, recluidos o excesivamente desconfiados, durante la cuarentena.
Se les debe proporcionar apoyo emocional a través de redes familiares y profesionales de la salud mental. Se pueden compartir datos simples sobre lo que está ocurriendo y brindar información clara sobre cómo reducir el riesgo de infección en un lenguaje que las personas mayores, puedan comprender.
En el caso de las personas mayores que reciben atención en residencias (por ej., vida asistida, hogares para ancianos), los administradores y el personal deben asegurarse de contar con medidas de seguridad para evitar la infección mutua y el brote de preocupación o pánico excesivos.

Asimismo, se debe brindar apoyo al personal de atención que puede permanecer en cuarentena extendida con los residentes, sin poder ver a sus familias. Los adultos mayores son particularmente vulnerables al COVID-19, dadas sus fuentes de información limitadas, sistemas inmunitarios más débiles y la tasa de mortalidad más alta por el virus COVID-19 observada en la población mayor.
Se debe prestar especial atención a los grupos de alto riesgo, es decir, las personas mayores que viven solas, sin parientes cercanos; que tienen una condición socioeconómica baja o afecciones de salud, como el deterioro cognitivo/demencia u otras enfermedades, que afectan la salud mental.
Es necesario informar a las personas mayores con deterioro cognitivo leve o demencia en etapa temprana, sobre lo que está ocurriendo dentro de la medida de su capacidad y brindar apoyo que alivie su ansiedad y estrés.
En cuanto a las personas con deterioros moderados o demencia en etapas avanzadas, se deben satisfacer sus necesidades cotidianas y médicas durante el periodo de cuarentena.
"Es importante que haya un acceso ininterrumpido a los medicamentos esenciales (para la diabetes, el cáncer, enfermedades renales, el VIH). Se debe brindar a todas las personas mayores aisladas o infectadas, información verídica sobre los factores de riesgos y sus posibilidades de recuperación", señaló el cardiólogo Gabriel Robledo.
Se debe brindar a las personas mayores información y explicarles cómo obtener asistencia práctica si la necesitaran, como un taxi o la entrega de provisiones. La distribución de bienes y servicios materiales de prevención (por ej., mascarillas, desinfectantes), provisiones de alimentos suficientes y el acceso a transporte de emergencia, puede reducir la ansiedad en la vida cotidiana.
Se pueden sugerir a las personas mayores algunos ejercicios físicos que puedan realizar en sus hogares en cuarentena, para mantener su movilidad y reducir el aburrimiento.

Los niños deben entender la crisis

"Los niños pueden responder a una situación difícil o desestabilizadora de distintas formas como aferrarse a sus cuidadores, sentirse ansiosos, retraerse, sentirse enojados o alterados, tener pesadillas, mojar la cama, tener cambios de humor frecuentes," señaló la psicóloga Diana Mejía.
Por lo general, los niños se sienten aliviados si pueden expresar y comunicar sus sentimientos e inquietudes en un entorno seguro y comprensivo. Cada niño tiene su propia forma de expresar sus emociones.
A veces desarrollar a actividades creativas, como jugar y dibujar, pueden facilitar este proceso. "Se debe ayudar a los pequeños a buscar formas positivas de expresar sus sentimientos de inquietud como el enojo, el miedo y la tristeza. y fomentar en ellos un ambiente de mayor atención y sensibilidad" dijo la psicóloga Mejía.
Recordar que los niños suelen captar las señales emocionales de los adultos importantes en sus vidas, es por eso que la forma en que los adultos respondan a la crisis es muy importante.
Es fundamental que los adultos manejen bien sus propias emociones y permanezcan en calma y escuchen las preocupaciones de los niños, les hablen con amabilidad y los tranquilicen. Si corresponde y dependiendo de la edad, se puede alentar a los padres a abrazar a sus hijos y repetirles que los aman y están orgullosos de ellos. Esto los hará sentir mejor y más seguros. Y si fuera posible, crear oportunidades para que jueguen y se relajen.
Si es necesario separar a un niño de su cuidador primario, se debe asegurar que haya una alternativa adecuada y que un trabajador social, o equivalente, que le realice un seguimiento el periódico.

Mantener las rutinas y cronogramas habituales en la mayor medida posible o ayudar a crear nuevas rutinas en un nuevo entorno, que incluyan aprendizaje, juego y relajación. Si es posible, se deben mantener las tareas, el estudio u otras actividades rutinarias, que no pongan en peligro al niño o vayan en contra de las autoridades sanitarias.
"Demostrar a los niños cómo pueden mantenerse seguros (por ejemplo, mostrarles la forma eficaz de lavarse las manos y evitar especular sobre rumores o información no verificada frente a ellos", dijo la psicóloga.
Se les puede brindar información sobre lo que ocurre o podría suceder de una forma tranquila, honesta y adecuada para su edad.

Las actividades deben enseñarles sobre el virus, pero también es importante mantenerlos activos, cuando no están en la escuela, por ejemplo, utilizando juegos para lavarse las manos con rimas, crear historias imaginarias sobre cómo el virus explora el cuerpo o hacer que la tarea de limpiar y desinfectar la casa sea un juego divertido. Explicar a los niños sobre los equipos de protección personal es importante, para que no se asusten.
Así que no se deje llevar por la intranquilidad y el miedo. Las crisis se superan y hacerlo está en nuestras manos.

Fuente: Organización Mundial de la Salud, OMS, Psiquiatría.com

Esta noticia la leyeron 27739 personas

Cultura Digital, Aporta un "Me gusta" a este portal


Noticias Relacionadas

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Conoce el sistema radial Online del Grupo Red Andina Radio & TV. Donde sus selectos oyentes y visitantes pueden complacer su oido con las mejores notas músicales con un variado listado de emisoras


Copyright © 2020
El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Boyacá Radio
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular Boyacá Radio.


La salud mental, clave durante la cuarentena